QUÉMESE DESPUES DE LEERSE

TREPASS-qidye-3CRÓNICA

Yo nunca la había dejado leer mis cuentos, por temor a su opinión, por miedo a sus críticas… Por el terror que me provoca decepcionarla.

 

Y es que la imaginaba perfecto, la veía ahí, sentada en la sala, fumando un cigarro, un Marlboro rojo, para ser preciso, con  la tableta a un lado y la pantalla iluminada con el feed de Facebook. Mientras con la mano que le queda libre del tabaco, sostiene frente a su cara mi manuscrito.

 

Lo leería, permanecería un segundo en silencio y después vendría eso a lo que le temo, su mirada de decepción, esa que conozco de memoria, la cara de tristeza y después lo peor, el veneno letal de su lengua “¿y es en esto que has estado perdiendo el tiempo? ”.

 

Así lo imaginaba casi como una premonición, con tanta fidelidad que podía hasta sentirlo. Y es que también yo sentía que mis historias no eran buenas, si yo mismo lo pensaba porque no habría de hacerlo también ella. Así que mejor los escondía, mis cuentos no habrían de ver la luz.

 

Pero esta vez, esta vez era diferente, esta vez era algo bueno lo que tenía entre manos, lo supe en cuanto tecleé el punto final de mi historia, mi cuento era fascinante, estaba seguro de ello, no había margen de error, era tan bueno que no existía forma de fracasar. Así que me arme de valor, imprimí una copia, le puse un un clip y subí a la sala para entregárselo.

 

Ella miró las hojas un segundo, y echó una gran bocanada del humo de su Marlboro rojo, antes de decidir dejar su tableta a un lado y leer mi cuento. Mantuvo firme el cigarro, en la mano izquierda y con la derecha sostuvo mi manuscrito frente a su cara y comenzó a leerlo.

 

Yo de inmediato jalé una silla para sentarme a su lado, expectante de su reacción.
Ella lo leyó, permaneció un segundo en silencio, soltó otra gran bocanada de humo y me miró a los ojos, fue entonces que la vi, no había duda ahí estaba de nuevo esa mirada, esa que conozco de memoria.

Comments

comments



Los comentarios están cerrados.