Por fin probé el MATCHA

Están listos para ordenar, Sí, queremos un Té de Matcha en agua, un Matcha Waffle, un Smoothie Matchacha y un Bol de Matcha, Desea que le traiga su orden en diferentes tiempos, No, no, tráigalo todo junto, para que se vea bonito en la foto, Ok, en seguida regreso con su orden.

2018-03-06-11-07-34-1

El mesero se retiro y Talia comenzó la platica, aunque la escuchaba, yo estaba atento a la vez, en la plática de la mesa de al lado. Era una mesa para cuatro, con solo dos sillas ocupadas, un hombre de expresión volátil, lentes de armazón delgada, redondos, dedos frágiles, manicura y pierna cruzada, que escuchaba mientras sostenía su iPhone a la mujer frente a él que hablaba sin parar, Oye y qué te vas a ir a Playa, él hombre asiente con la cabeza, Fíjate que a mi me gustaba mucho ir para allá, pero últimamente se ha llenado de gente fea, ya cualquiera puede viajar en avión, te acuerdas, antes, era todo como más exclusivo, pero todo se ha abaratado desde que salieron las aerolíneas esas, ay no imagínate, que miedo viajar en viva aerobús, o sea deja tú que se vaya a caer, capaz y te contagias de algo. Pero bueno, a veces también me pongo a pensar, y digo, está bien que existan esas aerolíneas, porque sino imagínate, mi muchacha no podría viajar, Ay, me encantó eso último que dijiste, es que tú siempre has tenido un gran corazón, Raza, tú que opinas, la pregunta me arrebato de la charla ajena y me regresó a la mesa con Talia, que me hablaba de las nuevas estrategias que tenía en mente para su emprendimiento a la Pepé y Toño, le dije que yo creía que quizá lo que debía hacer era diversificar sus productos y ampliar la gama de opciones para los clientes, y pensé, Verga, quién soy yo para dar consejos, cuándo no he empezado yo mismo a emprender.

 

El mesero apareció de nuevo con una variedad de recipientes, platos, vasos y tazas, todas llenas de líquidos y materias de color verde, los dejó sobre la mesa, aún no se daba la media vuelta cuando Talia y yo, ya habíamos empezado a disponer los platos en el acomodo que según nosotros podía funcionar mejor para la foto, antes me daba pena hacerlo, pero ya hoy soy capaz hasta de subirme a la silla, si eso me garantiza una mejor toma, a quién le importa, la vida es corta, toma la maldita foto.

2018-03-06-11-09-38-1

Listo, después del shooting a los platillos, era el momento para la verdad. Aunque, debo decir que ya había tenido mi primer encuentro con el Matcha una semana atrás, en Delicity Market, donde lo comí preparado en kekis, pero, quise probarlo en más versiones para poder emitir un juicio más concreto, he ahí el porqué estábamos en Sano Pecado, con la mesa llena de sustancia verde.

Tomé el té de Matcha en agua, y le di un trago grande, cual si fuera Coca Cola bien fría, me imagino que mi expresión fue inmediata, porque Talia no tardó en preguntarme, Qué, no te gustó, No mames, qué es esto, pues qué le di un trago a una pecera o qué pedo, Ay, a ver dame, no te creo que esté tan malo, seguro estás exagerando, le dio un trago pequeño, de niña refinada meñique arriba, y la vi, vi aparecer en su cara la expresión de repulsión, No mames, uey si está muy malo, me dijo con la cara fruncida.

Conclusión el Té de Matcha en agua de sano pecado de $35 pesos, fue una pésima inversión, no hubo manera humana ni divina en que nos pudiéramos terminar dicha bebida, deberían incluso lanzar un reto los de Sano Pecado, sí, un reto de esos de, si te terminas un Té Matcha en agua sin fruncir el ceño, tu cuenta es gratis. Digo no sé, como una idea, porque de forma voluntaria no se me ocurre el como una persona se echaría esa cruz encima.

Lo siguiente que probamos fue el Waffle de Matcha, cuando lo vi en el menú y vi el precio, lo primero que me imagine es que serían dos o tres waffles encimados uno con otro y coronados por toppings, nueces, frutas y más cosas, pero, cuando el platillo apareció en la mesa, me sentí un poco timado, al ver que solo era un Waffle, un Waffle de 140 pesos.

Aquí el sabor no era tan desagradable, es más, hasta era casi imperceptible ese sabor a pecera, con guasana, pasto, té verde del Matcha. Más bien, sabía a miel de abeja y coco tostado con panqué de pasas.

El siguiente que decidimos probar fue, el Smoothie Matchacha, que es el que más he visto en historias de instagram y en fotos, y, que en palabras del mesero, es en efecto de lo más vendido del menú. El vaso cuesta 90 pesos, y por dos pesos arriba del salario mínimo esperábamos una bebida de gran sabor, buena textura y algún topping decorativo increíble. Pero, dicho Smoothie, venía humildemente decorado con una lluvia de coco rayado, comenzamos a comerlo poco a poco con cuchara y el sabor no era desagradable, sabía a, coco. Pero una vez que el coco rayado que coronaba el Smoothie se termino, literal se acabó también el sabor, pues estaban muy diluidos, tanto el sabor del Matcha, como el del coco y era como estar comiendo solo hielo frappeado.

2018-03-06-12-20-22-1

Lo dejamos así, casi intacto, nos comimos hasta donde el coco rayado dejo de existir, le dimos uno o dos tragos más para ver si la parte de abajo estaba igual de insípida, y después simplemente lo dejamos por la paz.

Lo siguiente en la lista era, el Bol de Matcha, el cuál se exhibia orondo en el menú a un precio de 115 pesos, y aquí no hay tanta necesidad a que les describa la experiencia completa, porque fue muy similar a la del Smoothie, la base del Bol estaba un tanto insípida y el Bol sabía técnicamente a lo que decoraba y acompañaba al platillo, que era coco rayado y tostado, plátano y nueces. Pues la sustancia verde, sí sabía a Matcha, pero igual, muy diluido.

En conclusión el bendito Matcha no es lo mío, y honestamente no lo volvería a consumir, a menos que fuera revuelto en alguna masa para pan, que fue como lo comí inicialmente en Delicity Market y qué de esa manera me pareció aceptable. Entiendo los beneficios que tiene, que es bueno para la salud y que es un antioxidante muy poderoso, pero, también entiendo que comer, comer es uno de los placeres mas grandes de la vida, y una de las cosas que más disfruto hacer, así que debe haber más formas de consumir el Matcha y adquirir sus beneficios, como encapsulado o en mascarillas y cremas, porque como alimento no me parece delicioso. Digo, tenía que probarlo para decirlo y decidí hacerlo bien y conocerlo en distintas formas de preparación y hasta en dos sitios diferentes, para que mi juicio no fuera tan de primera impresión, y obviamente, habrá quien diga Atole, estás bien pendejo el Matcha es lo mejor, es más, tatuénme Matcha en toda la espalda, y, habrá también a quien, como a mi, no les guste, es lo bonito de la viña del señor, de todo hay, esta es simplemente mi opinión.

 

 

 

Comments

comments



Los comentarios están cerrados.