C THE DIFFERENCE!, Khiel’s review

Alguien aquí que nos quiera compartir su rutina de cuidado facial, alguien que ya esté usando algún producto de vitamina C, no, nadie, no sean tímidos, a ver allá alguien ya levantó la mano, te pasó el micrófono. Platícanos acerca de tu rutina.

Yo, en las noches primero me lavo la cara con agua y jabón, después utilizó agua micelar, luego aplico contorno de ojos, el suero de vitamina C y después una crema humectante con retinol.

Muy bien, esa es una buena rutina, y, cuál es tu experiencia con el suero de vitamina C, si sientes la tensión y como ayuda

Sí, pero de pronto es como muy reafirmante siento la cara como de cartón, y como que arde un poco.

Eso es por el ácido ascórbico, que puede llegar a ser muy irritante, pero, eso no pasa con el suero de vitamina C de Kiehls porque integra el ácido hialurónico que sirve para humectar la piel al instante y evitar esa sensación acartonada y la picazón.

Eso fue un poco de lo que nos platico la dermatologa Miroslava Solano Orozco, quién fue la encargada de contarnos acerca de los beneficios, ingredientes y modo de uso del suero de vitamina C y ácido hialurónico de Kiehl’s.

Ahora, les cuento mi experiencia usando este producto. L utilicé por primera vez el primero de marzo, eso, quiere decir que llevo ya aplicándome el suero hace 21 días.

Y bueno, es la primera vez que uso algo para cuidar mi piel en mis ya pasadas tres décadas de vida, jamás, nunca, había utilizado nada, rara vez solía incluso ponerme crema, así andaba yo por la vida con la jeta cenicienta, cual cema. Y al principio, durante la primer semana o los primeros tres días, pues todo ese ritual titánico de llegar devastado del gimnasio en la noche, lavarme la cara, ponerme el suero, esperar que se absorba, ponerme crema y todo, se me hacía demasiado trabajo, pero, ya le agarré el modo, ya le hice su hueco dentro de mi día a mi rutina de piel y, ya es algo que no veo tan difícil. Quiero cuidar mi piel como Cristhian Bale en American Psycho, para que algún día mi masajista me diga, Oh señor Atole, tiene usted una piel hermosa.

Puse mucha atención en los consejos que decían los demás asistentes al desayuno, y al ser muy nuevo en esto de cuidar la piel, pues me fijé mucho en que todos utilizaban, principalmente contorno de ojos y crema humectante de retinol.

Les voy a contar exactamente como fue que llevé mi rutina de cuidados y , los productos que utilicé en la misma.

Toda mi vida pensé que las cremas y tratamientos para la piel, eran pura mentira, placebo mental que te hacían sentir mejoras inexistentes, pero, todo eso cambió para mi algunos años atrás, cuando una amiga de aquí de la cuadra corrió con la suerte de María la del Barrio y se casó con un rico. A los pocos meses de estar ya viviendo en su nueva vida de millonaria repentina, una de las primeras cosas que empezó a hacer fue a cuidar su piel, y de verdad que todos los que la conocíamos de antes, nos impresionamos bastante cuando la volvimos a ver, neta que las nalgas de un bebé se quedaban guangas en comparación con la piel de la cara de mi amiga, era impresionante, ese fue el primer día que dije, no mames, tengo que cuidar mi piel, las cremas si sirven.

Pero no lo había hecho, porque cada que me paraba por una farmacia dermatológica la cantidad de productos me abrumaban y no sabía ni por donde empezar, fue, gracias al desayuno de Kiehl’s que tuve un poco de orientación acerca de las rutinas que regularmente la gente sigue y tuve una mejor noción de, por donde empezar.

Mi rutina consistió en lo siguiente, quizá soy muy rural y empecé usando productos muy básicos para complementar mi suero de Kiehl’s, pero es lo que tenía a la mano para iniciar, ya con el tiempo iré mejorando los productos, quizá. Empecé por lavarme la cara en las noches con Jabón de Concha Nácar de Grisi, que es el que regularmente suelo usar y que me saca menos granos, porque algunos otros que he probado a lo largo de mi vida me sacan muchas espinillas, aún a mis 30 y pico de años, después de lavarme el rostro, aplico el suero de Kiehl’s y lo dejo actuar unos 5 a 10 minutos, después una ligera capa de Vitacilina que fue lo que encontré en mi casa con retinol y que ya antes había usado con buenos resultados; esto por las noches.

En las mañanas pues me baño con agua caliente, como para pelar pollos, igual con el Jabón Grisi, y saliendo de la regadera aplico el suero de Kiehl’s, dejándolo actuar, y luego crema Teatrical, que es una de las pocas que he encontrado que no me hace llorar, muchas cremas faciales me provocan lagrimeo, me arden los ojos y la cara, quizá soy muy sensible, no lo sé, y unos minutos después, cuando la crema se absorbía por completo, aplicaba una ligera capa de protector solar Anthelios Xl de La Roche-Posay. Además añadí a mi dieta vitamina C, compré pastillas efervescentes de Redoxon, y estoy consumiendo una cada dos días, consulté con Pau de Alba, mi nutriologa esto y me dijo que no había problemas con mi dieta y esas pastillas, y las añadí porque Miroslava dijo que también era de ayuda.

Esa fue mi rutina inicial, pues esta semana acabo de incorporar una crema de contorno de ojos para eliminar las ojeras del tío Lucas de los Locos Adams que me cargo, y modificando un poco la rutina, pues lo primero a aplicar es, el contorno de ojos.

la primer semana en realidad no noté muchos cambios fue como hasta el día 15 que las diferencias se hicieron notables; las líneas de expresión que se me hacen al sonreír, se me han difuminado ya un poco, también he visto mejorías en las patas de gallo, pero sobre todo tengo la piel menos brillosa, menos sebosa, y, desde que inicié con el tratamiento, no me han salido espinillas, además cuando me rasuro, ya no me salen puntos rojos, quizá por al estar la piel mejor hidratada, se defiende de manera más efectiva contra la irritación. El tono de mi piel lo he visto un poco más uniforme y rosado, en fin se ve más saludable. Porque según lo que la dermatologa que dio la plática en el desayuno el ácido ascórbico, es presisamente eso lo que hace, hidratar, porque según funciona como un iman que jala el agua y la pasa por las capas de la piel, y el ácido hialurónico, rellena las depresiones. Pero neta que lo del control del brillo es algo que agradezco en el alma, porque yo era de esos que se pasaban un kleenex por la cara y el maldito pañuelo quedaba transparente de tanto sebo, como cuando en Los Simpsons restriegan una Krusty Burger en la pared.

Espero que mi economía me permita continuar con esta nuevo estilo de vida, porque eso también lo debo mencionar, si, si sirven pero, baratos no son, pero espero si poder seguir comprándolos.

Quiero probar además el protector solar de Kiehl’s, que según me dijeron en mi última visita a la tienda es milagroso para el control del brillo, y, porque no estoy del todo pleno con el de La Roche-Posay, pues se hace blancuzco durante el transcurso de las horas, y como a las 2 horas ya traigo la cara como si me la hubiera tallado con papel de baño, así como con churritos blancos del producto y eso es NO CHIDO.

Esa fue mi experiencia utilizando Kiehl’s, noté una ligera disminución en mis líneas de expresión, un contro brillo y grasa muy buenos, piel más luminosa y rosada y mayor resitencia a la irritación.

Por lo cual sí les recomiendo el producto, además que fue cierto lo que dijo Miroslava, no se siente la piel acartonada en ningún momento y, el producto no genera ningún tipo de ardor o picazón.

ya les contaré como me fue con la crema de contorno de ojos, y cuando compré el bloqueador solar, también les diré como me resultó y si este me dio mejores resultados que el de La Roche-Posay.

Gracias Kiehl’s, por iniciarme en el cuidado de la piel.

 

 

 

Comments

comments



Los comentarios están cerrados.