EL VALOR QUE ME FALTA

2cb2068c14ddb863725e381056658faa

El valor que me falta.

 

La gente suele decir que soy una persona muy directa. Pero se equivocan; me falta el valor, muchas veces para decir lo que de verdad importa. Como la verdadera razón del porqué hago crossfit, o el porqué corro todos los días, y es porque son dos horas, dos horas del día en que no pienso en ella, dos horas al día en las que ella no existe. Dos horas, son solo dos horas en las que ella no tiene un pasado, no tiene un futuro y mucho menos es ella parte del presente.

 

El valor que me falta es para ponerle a ella un nombre. El valor que me falta es para decirle a ella el daño que me ha hecho. Pero a pesar de que dicen que soy una persona directa, me falta el valor para decirle a ella que hay días en que la odio. 

 

Quizá sea porque ella me ha hecho tanto daño con su boca, qué conozco el verdadero dolor que causan las palabras. Por ello me falta el corazón para herir a alguien más con el veneno de mi lengua. 

 

Y quizá lo he hecho, quizá lo hice sin darme cuenta, es la condición humana qué nos condena a arruinar vidas desde que nacemos. Naces truncando sueños, arruinando caderas y desgarrando entrañas.  Y lo seguiremos haciendo, sin parar hasta el día que la muerte nos cure de esta naturaleza humana que nos rige.

 

Dos horas de escape, en las que ella no tiene un nombre, no tiene una cara, donde ella no existe. Dos horas en las que el dolor físico es más fuerte que el dolor del alma, que hace que se me borre su existencia de este mundo y del mundo que sigue.

 

Al menos dos horas de libertad, se me dan al día para olvidar toda la rabia que siento y volver a verla como si nada hubiese pasado. para al final del día volver a odiarnos, y que importa si a  fin de cuentas ese odio lo olvidaré de nuevo en un  par de horas.

Comments

comments



Deja un comentario